Entrar Registrar

Entrar en tu cuenta

Usuario *
Contraseña *
Recuérdame

Crear una cuenta

Los marcados con asterisco (*) son campos obligatorios.
Nombre *
Código InformaciónIntroduciremos el código que viene dentro del producto Memobook EJ:"MMM123456"
Código Memobook
Usuario *
Contraseña *
Verificar contraseña *
Email *
Verificar email *
Banner derecha Memobook
Memobook Subscripción Memobook

La Memoria

Cuando hablamos a diario sobre la memoria, a veces olvidamos pensar en ella como una de las principales funciones que nuestro cerebro realiza, y no solo como una capacidad que debemos entrenar y perfeccionar. La memoria, permite al organismo codificar, almacenar, recuperar la información del pasado y nos ayuda a desenvolvernos en nuestras actividades cotidianas.

Básicamente se puede decir que es el resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales. La memoria nos permite conservar hechos del pasado y, atendiendo a lo que dura la información percibida, podríamos clasificarlas en: memoria sensorial, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo.

Cuando hablamos de problemas de memoria, la dificultad se puede hallar en cualquiera de las fases que configuran la memoria y al ser una función no aislada, en ésta intervienen diversos factores, directos e indirectos; el ejemplo más claro lo tenemos cuando hablamos de la Enfermedad de Alzheimer, donde se produce un grave deterioro de las neuronas del hipocampo lo que causa que la persona vaya perdiendo memoria y no recuerde en muchas ocasiones ni a sus familiares.

 

envejecimiento

Primeramente deberíamos definir, ¿Qué es el envejecimiento? Hay muchas y muy variadas definiciones sobre el envejecimiento, como son:

  1. Proceso de cambio gradual y espontaneo que conlleva la maduración.
  2. Proceso heterogéneo e irreversible que se inicia en el momento que el organismo alcanza su función máxima.
  3. Proceso heterogéneo que transforma un individuo sano en uno frágil.
  4. Etapa normal de la vida.
  5. El envejecimiento es un proceso continuo, universal e irreversible que determina una pérdida progresiva de la capacidad de adaptación.


En resumen podríamos decir que el envejecimiento es parte integrante y natural de la vida, pero no todo el mundo pasa por este proceso de la misma forma. La manera en que se envejece y cómo se vive este proceso, así como la salud y la capacidad funcional que se tienen, dependen tanto de la estructura genética como del ambiente que nos ha rodeado durante toda nuestra vida: lo que hemos hecho, el tipo de cosas con las que nos hemos encontrado, cómo y dónde la hemos vivido, etc..

Siendo el Envejecimiento Normal o Satisfactorio el de una persona que en esta parte de la vida no tiene ni enfermedades ni discapacidad.


Las demencias y principalmente la enfermedad de Alzheimer. Estas enfermedades se dan por trastornos al cerebro que provocan una pérdida progresiva de la memoria y de otras funciones cognitivas.

Actualmente uno de los trastornos que convoca la atención de los investigadores y especialistas es el Deterioro Cognitivo Leve (DCL). Se trata de un trastorno caracterizado porque la propia persona se queja de problemas de memoria  o personas cercanas han notado problemas característicos de memoria.

Los individuos con DCL tienen dificultad en su memoria (por ejemplo, dificultad para recordar nombres, seguir conversaciones, unos problemas de olvidos bastante pronunciados), pero son capaces de realizar actividades de rutina de su vida diaria sin ayuda. Cuando estas personas son evaluadas con pruebas específicas se encuentra que para la edad y nivel educativo que tienen existe, en la mayoría de los casos, un deterioro significativo de la memoria y de alguna otra función cognitiva, como orientación, la atención o el lenguaje, entre otras. El resultado de las evaluaciones demuestra que el rendimiento de las personas con este diagnóstico, está por debajo de lo que le corresponde.

El DCL es una entidad que se coloca entre el envejecimiento normal de la persona y la demencia. Actualmente, lo que se sabe de ella es que la persona puede quedarse anclada en ese Deterioro Cognitivo Leve o continuar la evolución hasta terminar en una demencia.

La demencia es un deterioro crónico de al menos tres funciones superiores, al inicio (ya que finalmente suele alterar todas las funciones intelectuales), adquirido (principal diferencia con el retraso mental, ya que este suele presentarse desde la niñez), y con un nivel de conciencia y atención normales (a diferencia del delirium, en el que hay disminución del nivel de conciencia). El diagnóstico suele darse cuando el paciente lleva unos meses presentando un conjunto de signos y síntomas que responden a estas alteraciones.

Las demencias comprometen facultades intelectuales de los afectados como el lenguaje, la memoria y la destreza visual-espacial, así como su capacidad emocional y su personalidad.

Es la principal causa de incapacidad a largo plazo en la tercera edad, lo que supone un importante problema de salud pública, teniendo en cuenta el incremento de la esperanza de vida en las sociedades desarrolladas.

Las demencias pueden clasificarse atendiendo a su carácter: siendo degenerativas, cuando se produce una muerte progresiva e irreversible de las neuronas (como en el caso de la enfermedad de Alzheimer), y no degenerativas cuando la pérdida de neuronas puede detenerse, como en el caso de la demencia causada por el abuso de alcohol, accidente. También se las puede clasificar según sean primarias cuando la demencia es, en sí misma, el principal trastorno que presenta el paciente; y secundarias, cuando el deterioro de las funciones intelectuales se produce a consecuencia de otros factores como un trauma craneoencefálico, una intoxicación por alcohol, fármacos o drogas, un déficit de vitaminas, o la demencia está asociada a otra patología.

La enfermedad de Alzheimer es una patología neurodegenerativa cerebral, progresiva e irreversible. Afecta de forma difusa a las neuronas de la corteza cerebral y otras estructuras adyacentes, y lleva a una degeneración de la función cognitiva y a trastornos conductuales.

Se caracteriza por un deterioro de la capacidad del sujeto para controlar sus emociones, desenvolverse en su entorno de acuerdo a unas pautas de conducta normales, y coordinar adecuadamente sus movimientos y memoria, entre otros trastornos.

Se han determinado diversos factores biológicos que interactúan con distintos mecanismos de tipo genético o ambiental, y que dan lugar a las lesiones que causarán la degeneración progresiva de las células nerviosas y a la aparición del alzhéimer.

A nivel sintomatológico en su fase inicial se verán afectadas las áreas de la memoria y concentración, así como, del humor y conducta. En fases posteriores, se verán afectados el lenguaje y movimientos y coordinación.


La mayoría de las personas mayores son autónomas e independientes, y una minoría necesita cuidados de los demás. Éste es el caso de las personas que sufren alguna demencia.

Cuidar a una persona mayor conlleva esfuerzo y dedicación y en muchos casos implica renuncias a otra forma de vida, a dedicar más tiempo al resto de la familia, a los amigos, a uno mismo. Afortunadamente, cuidar también significa el descubrimiento de aptitudes y habilidades que, de otro modo nos hubieran pasado desapercibidos. Sin embargo, quienes cuidan no siempre están preparados para responder ante las tareas, tensiones y esfuerzos que supone el cuidado.

Debe saber que cuidar a una persona con demencia supone más que cuidarla físicamente, se añade comprenderla, decidir por ella, interpretar sus cambios de carácter, y evitarle riesgos, todo esto hace que el cuidado no sea una tarea fácil.

En general las personas que ejercen de cuidadores no vigilan su salud, pues la tarea es considerable, y así ante pequeñas “señales de alarma” (dolor, tristeza, insomnio, inquietud, cansancio.....) continúa cuidando sin prestarse atención.

Las pautas que creemos que debería seguir todo Cuidador son las siguientes:

  • Reconocer que ambos son igual de importantes en los cuidados.
  • Usted cuida a un ser querido enfermo.
  • La enfermedad que padece va a precisar de usted cada día un poquito más y para ello debe de programarse.
  • Saber hasta dónde puede llegar, y a partir de qué momento tiene que pedir ayuda.
  • Ser realista, a todo no llega y habrá cosas que tendrá que delegar por el bien suyo, no se engañe.
  • Elegir aquellas tareas que le suponen a usted con su familiar más satisfacción y menor perjuicio para su salud física y/o emocional.
  • Y sobre todo, no culparse, los sentimientos negativos existen y deben de aflorar, no los esconda, perjudicaría seriamente su salud.

Debemos tener presente que la falta de cuidados para usted puede ser fatal, ¿lo ha pensado? Ni su mayor estará bien cuidado ni usted tampoco.

Por todo ello debería tener presente: " aprender a delegar; programarse su vida; mantener un espacio para su ocio y tiempo libre; recordar siempre que su tiempo es su Salud"
La aparición de una demencia en un individuo va a cambiar sin lugar a dudas su vida y la de sus familiares.

Nuestros consejos a seguir en el Cuidado del Enfermo serían:
  • Seguir una rutina diaria. Asegurarse de que haya muchos objetos familiares alrededor.
  • Mantenerse al tanto de dónde está y de su seguridad.
  • Asegurar que coma bien y beba una abundancia de líquidos.
  • Ayudar a que se mantenga los más independiente posible por el mayor tiempo posible.
  •  Proporcionar oportunidades para que haga ejercicio regularmente.
  • Seguir relacionándose con los amigos y la familia.
  • Emplear ayudas escritas para la memoria como calendarios y grandes relojes, listas de las tareas diarias, recordatorios acerca de las rutinas o medidas de seguridad e identificando las etiquetas en los objetos que pueden olvidarse.
  • Asegurarse que se haga revisiones regulares.
  • Asegurarse que tome los medicamentos regularmente, si se prescriben.
  • Asociarse a un grupo de apoyo para los miembros de la familia.
  • Asegurarse que todos los profesionales sanitarios tengan una lista completa de todas las recetas y todos los medicamentos sin receta.
  • Planificar necesidades futuras como la atención en Centros de Día y el ingreso en una Residencia.
  • Baja psicomotricidad para ejecutar las respuestas requeridas.
memobook
Si estas interesado en adquirir tu Memobook + Subscripción (3 meses),
¡aquí puedes!
memobook
Si estas interesado en adquirir tu Subscripción Memobook,
¡aquí puedes!

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.para brindarle un mejor servicio.
Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más.Acepto